El primer día sin IVA que tuvo lugar el pasado 19 de junio dejó grandes aprendizajes no sólo para los gobierno nacional y local, sino también para los comerciantes y para los ciudadanos que se convirtieron en clientes de miles de negocios a lo largo y ancho de todo el país.

Sin duda alguna este día sin IVA fue un éxito en ventas para el comercio, pero dejó innumerables aprendizajes de lo que no estuvo bien hacer en medio de una pandemia como la que vivimos hoy. Tener grandes aglomeraciones en las entradas de los almacenes en las que no hubo ningún tipo de distanciamiento social, es sin duda alguna lo que no debe repetirse en las dos siguientes fechas programadas para el 3 y 19 de julio.

Al momento de grabar este programa aún no conocíamos qué medidas tomará el Gobierno nacional y la alcaldía de Medellín para evitar que de nuevo la gente salga masivamente a hacer las compras de los productos que no tendrán IVA en estas jornadas. Se ha hablado de la necesidad de qué algunos productos tengan venta sólo a través de medios digitales, también que se permita hacer pre compra o que se puedan hacer transacciones virtuales y recoger los productos posteriormente en el almacén.

En el plano local, muchas de estas ventas tuvieron lugar en el centro, en donde las largas filas en almacenes de cadena, pocos controles al ingreso, mayor número de personas que las autorizadas por el aforo permitido por la Secretaría de salud, genera mucha inquietud en la ciudadanía acerca de lo que no puede repetirse.

Desde Corpocentro hacemos un llamado para que los ciudadanos tomen conciencia de la necesidad de protegerse. Si bien existe la posibilidad de comprar productos a un bajo precio, es indispensable tomar las medidas de autocuidado para evitar contagios. Es imprescindible llevar bien puesto el tapabocas, lavarse las manos, evitar las aglomeraciones. La mejor decisión es comprar a través de medios digitales.

Lo que menos nos debe pasar hoy es que por un alto número de contagios la ciudad tenga que entrar de nuevo a otra cuarentena, que como lo hemos dicho anteriormente, sería nefasto para la economía de la ciudad.