La pandemia que vivimos actualmente y a su vez la cuarentena en la que llevamos en Medellín y el área metropolitana algo más de 80 días, ha empezado a dejarnos muchísimas enseñanzas, tanto desde el tema de salud, como en aspectos sociales, culturales y económicos.

Sin duda alguna han sido muchas las personas damnificadas por los efectos económicos que ha generado el COVID – 19 en nuestra ciudad. No es sino repasar las cifras de desempleo crecientes en los últimos meses, la precaria situación de las personas que viven en la informalidad, las afectaciones en todos los sectores económicos y la disminución en el consumo, lo que seguramente nos llevará a tener un crecimiento negativo al finalizar el 2020.

Y es esta preocupación, que la economía se retraiga, lo que nos motiva a hablarles sobre la necesidad urgente de tomar acciones para disminuir el efecto. Y  especialmente dejar un mensaje para los empresarios, para los comerciantes y para quienes hoy aun conservan el empleo, pues son los llamados a impulsar los motores de la producción y del consumo en nuestro país.

A los empresarios, a los dueños de los pequeños y medianos negocios, a quienes tienen en la mano la generación de empleo, nuestro llamado desde Corpocentro es a buscar abrir nuevos puestos de trabajo, a conservar los actuales y a ser justos con las personas que trabajan para ustedes.

A los empleados, a los contratistas y a quienes prestan servicios a empresas y personas, nuestro llamado es a cumplir con responsabilidad y con ahínco las tareas y proyectos asignados.

Y entre todos, quienes hoy seguimos recibiendo remuneración por nuestro trabajo o por la empresa que dirigimos, la responsabilidad está en activar la economía, en comprar a los comercios de nuestra ciudad, a los restaurantes que son grandes generadores de empleo, a los confeccionistas o a cualquiera de las innumerables actividades económicas que han hecho que nuestro departamento sea grande y pujante.