Por: Jorge Mario Puerta Soto.

Con la terminación del período de aislamiento obligatorio que había decretado el Gobierno nacional desde el mes de marzo, y con casi total libertad de desplazamiento en todo el país, entramos a una nueva normalidad en la cual se espera que la economía empiece a regularizarse, se recuperen parte de los empleos perdidos y se reactiven las actividades turísticas, culturales y recreativas.

Pero si bien el Gobierno nos ha dado libertad para movilizarnos, este es el momento más importante para practicar todas las medidas de autocuidado que nos permitan proteger nuestra salud y la de nuestros seres queridos.

El llamado aislamiento selectivo del que nos hablan a partir de este primero de septiembre no debe ser excusa para que salgamos sin ningún control y sin ninguna protección ya sea a trabajar, a hacer actividades de esparcimiento o visitar a nuestros familiares o amigos. Como su nombre lo dice, es un aislamiento que requiere que pongamos todo nuestro sentido común para protegernos y para garantizar que esta apertura pueda ser definitiva y no tengamos que llegar a nuevos cierres como hoy está ocurriendo en algunos países europeos, los cuales han tenido que tomar determinaciones de restringir las libertades de sus ciudadanos por el mal comportamiento de estos.

Hemos sido reiterativos que hace muchísimo daño a la economía del centro de Medellín tener nuevos cierres obligatorios, porque como ya lo comprobamos hace algo más de un mes, el cierre que se presentó en la comuna 10 fue letal para empresas y comercios que habían sobrevivido a los 75 días de cuarentena general en todo el país.

Hoy hacemos un llamado desde Corpocentro para que nos cuidemos, para que sigamos siendo responsables con todas las medidas de bioprotección posibles, que ese anhelo de libertad que teníamos tan solo hace unas pocas semanas no se vea truncado por acciones irresponsables de personas que no creen que el COVID-19 puede ser letal.

Hoy también celebramos la reapertura del sector gastronómico en todo Medellín, pero especialmente en el centro, donde con gran orgullo podemos anunciar que la primera zona gastronómica con protocolos de bioseguridad aprobados para servicio a la mesa en un centro comercial de la ciudad está en nuestro territorio. Por ello, hacemos un reconocimiento al centro comercial Camino Real que obtuvo este logro, pues sabemos que ha trabajado fuertemente para lograrlo.