Muy esperanzadora resulta la noticia de hace unos días en la cual el alcalde Daniel Quintero anunció la reapertura de gran parte del comercio de la ciudad a partir del primero de junio.

Sin duda alguna, este es un paso fundamental en la recuperación de la economía de la ciudad y de la protección al empleo formal, el cual se afectó en un importante porcentaje por el cierre de más de dos meses de la economía nacional.

Los empresarios y comerciantes, en nuestro caso del centro de Medellín, se han venido preparando de forma responsable para afrontar los nuevos retos que el Covid-19 le impone al mundo entero. Las inversiones han sido millonarias para cumplir con los protocolos de bioseguridad y con todas las medidas necesarias para garantizar un comercio seguro en los próximos meses.

Sin embargo, no podemos cantar victoria, el virus no sólo sigue entre nosotros sino que circula a lo largo y ancho de todo el mundo. No podemos relajar nuestras acciones de autocuidado y debemos ser responsables no solo con nuestra vida sino con la vida de nuestros familiares y de la población que nos rodea.

Que Medellín sea tal vez la primera ciudad capital de Colombia en reabrir los centros comerciales es muestra del trabajo bien hecho que las autoridades locales están desarrollando, y que además se ve reflejada en la baja tasa de contagios y la alta recuperación de los pacientes infectados en los últimos 60 días.

Para la economía de la ciudad sería devastador que en los próximos meses tuviéramos que cerrar de nuevo las puertas de los locales comerciales, de las universidades, de los restaurantes y demás sectores productivos si llegara a generarse un rebrote. Es por ello que desde Corpocentro hacemos de nuevo la invitación a todos ustedes para que mantengamos las medidas de autoprotección cómo son el lavado de manos, portar de manera permanente el tapabocas y mantener el distanciamiento social.

Por nuestra parte, nos alegramos porque el comercio del centro volverá a su vitalidad en los próximos meses.