Los últimos cuatro meses tal vez han sido los más difícil vividos por millones de personas a lo largo y ancho de todo el planeta. Los problemas económicos no son ajenos a ningún país, por mencionar solo el caso de Estados Unidos que presenta una contracción de la economía a una tasa interanual de cerca del 32% en el periodo abril a junio.

En el plano regional, Fenalco Antioquia estima que la pérdida de empleos en el departamento podrá ser de cerca de 130 mil, y en Medellín, cerca de 90 mil personas quedarán sin empleo como consecuencia de la pandemia.

Y si reducimos el área y nos referimos solo al centro de Medellín, hoy se presentan vacancias en locales cercanos al 15%, alcanzando cifras en algunos centros o pasajes comerciales hasta del 40%. El cierre de establecimientos de gastronomía y cultura también es grande.

Pero ello no ha sido impedimento para que la solidaridad aflore desde muchos frentes y hay acciones en todos los sentidos: las grandes empresas y gremios han donado equipos médicos y dotaciones para hospitales y clínicas, supermercados han donado víveres para las personas más necesitadas, y de nuevo, en nuestro centro, se han llevado a cabo muy bonitas acciones que sin ser de gran escala, muestran que aun en crisis los paisas tenemos un gran corazón.

Voy a mencionar tan solo tres casos de esas acciones en el centro:

La primera, realizada por el colectivo Putamente Poderosas, que a través de donaciones en dinero y especie, pudo paliar las necesidades de hombres y mujeres que viven en los inquilinatos del centro de Medellín.

La segunda, la realizada por la Alianza Cultural por el Centro, que a través de la campaña “bolsillo compartido” consiguió recursos para personas y entidades vinculadas con la cultura que estaban pasando momentos muy difíciles.

Y finalmente, la realizada por Juan Carlos Ramírez y Diana González, a través de su Restaurante Itaca, que a diario cocinan cerca de 800 comidas para repartir sin costo y con una carretilla que halan por todo el centro, buscando a quien tiene hambre.

Esta pandemia, sin duda, ha sacado lo mejor de muchas personas, para ponerlas al servicio de comunidades vulnerables. Seguro son más iniciativas, pero estas mencionadas son cercanas a Corpocentro y por ello queríamos resaltarlas.